El quinto pino

Según nos cuenta la historia, durante el reinado de Felipe V en el Siglo XVIII se plantaron en una de las calles principales de la Madrid cinco pinos. El primero de ellos estaba en lo que hoy sería cerca de Atocha. Los demás, situados a una notable distancia unos de otros, seguían por todo el eje hasta llegar al punto donde hoy están Nuevos Ministerios, punto donde se alzaba el quinto y último pino.
La gente los utilizaba en aquella época para concretar sus encuentros, como hacemos ahora por ejemplo en el Oso y el Madroño o en Cibeles. Lo habitual era quedar en los dos o tres primeros puestos que el quinto, el más alejado, quedaba a las afueras de la ciudad. Precisamente, en él solían quedar los enamorados para poder darse los besos y caricias que tan mal visto estaba darse en público por aquel entonces.
Fueron por tanto parejas de novios los que, en busca de algo de intimidad, se daban cita en ese punto, alejados de las miradas curiosas. Una costumbre que motivó una expresión muy utilizada varios siglos después, la de ubicar algo que está muy lejos en “el quinto pino”. (fuente: http://eduardojmedrano.blogspot.com.es)
Share Button

Deja un comentario

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Entradas recientes
Síguenos en facebook
Síguenos en Twitter