Entradas con la etiqueta ‘militar’

Salvarse por los pelos

Por los pelosEstá expresión, tiene su origen en el ámbito marinero. Se utilizaba vulgarmente para decir que alguien ha evitado una situación complicada por muy poco o alguien se ha librado de algún daño o peligro en el último momento.

En tiempos pasados para enrolarse en un navío no era preciso saber nadar, fuera cual fuese el cargo. Y entre la tripulación, era habitual recomendar a los novatos que se dejasen crecer una melena para que, en caso de caer por la borda y hundirse, fueran más visibles en el oleaje y, así tuvieran más posibilidades de ser rescatados.

De hecho, la larga cabellera era el mejor asidero para sacar del agua a alguien que se estaba ahogando, pues la ropa suele desgarrarse y la piel húmeda resulta resbaladiza. Por eso, era habitual que los marineros tuvieran melenas largas, incluso quienes sabían nadar preferían tener el pelo bien largo.

Según parece, en España, esa moda de llevar el cabello más largo de lo normal se extendió entre los miembros de otros cuerpos del ejército, por lo que José Bonaparte (más conocido popularmente como Pepe Botella), acostumbrado a la estética impoluta que lucían los soldados franceses, cuando fue coronado Rey de España, mandó que todos los soldados que estuvieran bajo órdenes de la monarquía llevasen el pelo corto y la barba rasurada.

Los marineros que estaban bajo sus órdenes, lanzaron el grito al cielo, entre protestas y trifulcas, exigieron poder llevar el pelo largo, ya que les daba garantías de no morir ahogados. Finalmente se “Salvaron por los pelos”, y fueron autorizados a mantener sus largas cabelleras.

Share Button

Mandar a la porra

Vete a la porraMira que te pueden mandar a sitios raros, pero mandarte a la porra. Pues aunque parezca extraño también hay una explicación para esta frase.

Antiguamente, en el ámbito militar, el soldado que ejecutaba el tambor mayor del regimiento llevaba un largo bastón, con el puño de plata y mucha historia detrás, al que se llamaba “porra”, este bastón, muy labrado, grande para ser visto sin problemas por todos los músicos, abandonaba sus labores rítmicas y se colocaba en un lugar determinado del campamento cuando el batallón había salido de excursión fuera de sus cuarteles. Por lo general, este bastón era clavado en un lugar alejado del campamento y señalaba el lugar al que debía acudir el soldado que era castigado con arresto: “Vaya usted a la porra”, le gritaba el oficial y el soldado, efectivamente, se dirigía a ese lugar y permanecía allí durante el tiempo que se mantenía el castigo. Posteriormente, fue cambiada la forma de castigo, pero la expresión mandar a la porra quedó en el uso del lenguaje del pueblo con un matiz netamente despectivo.

Share Button
Entradas recientes
Síguenos en facebook
Síguenos en Twitter