Entradas con la etiqueta ‘pecado’

FUCK

FUCKEl origen de esta palabra malsonante aunque hoy en día tan escuchada sepas ingles o no, no está realmente definido.

Unos dicen que dicha palabra viene de Ficken, palabra germánica que significa empujar y que dio lugar también a fokken (holanda), fucka (Noruega) y focka (Suecia), todas ellas con el mismo significado.

La más llamativa se remonta a la antigua Inglaterra, la edad media es un periodo reconocido por su gran represión sexual, ya que la iglesia tenía un gran poder sobre la conducta y la moralidad del pueblo. Tampoco existía la privacidad, ya que en su mayoría las familia compartían una misma vivienda.
Se dice que cuando una pareja quería tener un hijo, sólo podían tener sexo si el Rey los había autorizado a ello (salvo que se tratara, claro, de un miembro de la familia real). Quienes deseaban tener un hijo, pedían entonces permiso al monarca, cuyo consentimiento se materializaba en una placa que los amantes debían colgar en su puerta mientras tenían relaciones. Dicha placa decía “Fornication Under Consent of the King” (cuyas iniciales dan “F.U.C.K.”). Aparentemente, el acortamiento se lexicalizó, y hoy es una palabra usada mucho más allá de las fronteras inglesas. Algunos dicen que lo de la placa es mentira otros que es verdad pero que dicha placa era puesta en la entrada de los prostíbulos que sí pagaban sus impuestos.

Otra versión dice que proviene de “Forced Unnatural Carnal Knowledge” (conocimiento carnal degenerado y forzado), un letrero que debían llevar puestos los convictos de violación sexual.

Y una ultima versión dice que viene de “For Un-marital Carnal Kowledge” (Conocimiento carnal fuera del matrimonio), y que era la causa usada por los abogados cuando explicaban la causa de una demanda de divorcio.

Share Button

Viejo verde

Viejo verdeHoy en día, la expresión “viejo verde” tiene una connotación totalmente negativa, asociada a la lujuria, lascivia u obscenidad que presenta una persona de edad avanzada.

Pero esto no siempre fue así, ser un viejo verde, allá por el siglo XVI, era muy satisfactorio pues con ello se quería decir de una persona que conservaba su vigor, lozanía, juventud o vitalidad.

Incluso a los hombres maduros de pelo canoso se les comparaba con las cebollas, hortalizas de la familia de las liliáceas, que se caracterizan por tener la cabeza blanca y el rabo verde, de donde proviene otra expresión más peyorativa aún: viejo rabo verde. Sebastián de Covarrubias ya dijo en 1611: “Es el color de la yerba y de las plantas cuando están en su vigor… No dejar la lozanía de mozo habiendo entrado en edad… A los que siendo viejos tienen verdor de mozos, decimos ser como los puerros, que tienen la cabeza blanca y lo demás verde”.

Fue posteriormente a partir del siglo XVII cuando se le fue dando una connotación obscena, al término viejo verde, que tanto en italiano como en francés conserva su sentido favorable.

Aplicandose incluso en el siglo XIX a cuentos, chistes y representaciones de tono obsceno, lascivo y lujurioso.

Share Button

Echar un polvo

Esnifar rapéEsta expresión proviene de la costumbre extendida en los siglos XVIII y XIX, de consumir entre las clases burguesas y aristocráticas el polvo de tabaco conocido como ‘rapé’, que llevaban consigo en delicadas cajitas.

Este polvo de tabaco era aspirado por vía nasal, por lo que solía provocar molestos estornudos y para ello, los caballeros que lo consumían en las fiestas y reuniones de sociedad, se retiraban a otra estancia con la intención de ‘echarse unos polvos a la nariz’.

Con el tiempo, esa excusa para ausentarse de la reunión comenzó a utilizarse también para poder tener fugaces y apasionados encuentros sexuales con la amante de turno, quien esperaba al fogoso caballero en otra sala. De ahí que, al convertirse en una práctica común, se acabara aplicándose el término ‘ir a echar un polvo’ al acto sexual y ello propició que cuando dichos caballeros, en uno de esos encuentros fugaces, estaba copulando con su amada y alguien de la reunión preguntaba por su paradero siempre había alguien que respondía que se había ausentado para ‘ir a echar un polvo’.

Share Button

Poner las manos en el fuego

Las manos en el fuegoFrase utilizada para demostrar el respaldo total o la creencia ciega en algo o alguien. Su origen puede hallarse en el llamado Juicio de Dios u Ordalía. Se trataba de un rito pagano practicado por los pueblos llamados bárbaros, pero en especial por los germanos, para determinar la culpabilidad de una persona involucrada en un delito o en un pecado grave.

Si el sospechoso salía ileso o con pocas quemaduras, luego de exponer sus manos al fuego, era declarado inocente. Existían diversas variantes:

– El acusado debía andar descalzo sobre seis u ocho rejas de arado al rojo vivo.
– El acusado debía transportar un hierro al rojo vivo una distancia de nueve pies o más.
– El acusado debía poner la mano en el fuego

El hierro candente era a veces sustituido por agua o aceite hirviendo o plomo fundido. Otras veces se hacía meter al acusado las manos en una hoguera. No se debe confundir con la tortura, que era empleada para hacer confesar al reo.

Cualquiera puede suponer que resultaba absolutamente imposible no quemarse, motivo por el cual el juicio era casi una farsa y la responsabilidad del imputado quedaba siempre demostrada. Sólo si se obraba un verdadero milagro el reo alcanzaba el perdón. La historia no registra ningún caso de inocencia.

Share Button
Entradas recientes
Síguenos en facebook
Síguenos en Twitter